Sociedad

El cine de los grandes festivales que llegará a Chile

El Nuevo film de Darren Aronofsky que se estrenará en Venecia arribará en octubre y un mes después lo hará el Muñeco de Nieve.

El cine de los grandes festivales que llegará a Chile

El Nuevo film de Darren Aronofsky que se estrenará en Venecia arribará en octubre y un mes después lo hará el Muñeco de Nieve.

Nadie sabe mucho y el sigilo ha sido la mejor táctica de Paramount hasta la fecha. Cuando se trata de películas de horror, lo ideal es jugar a las escondidas, y en el caso de Madre!, la nueva cinta de Darren Aronofsky, la estrategia de intrigas y pistas está funcionando a la perfección. No hay ninguna fotografía hasta ahora, pero lo que sí hay es un clip provocador: Jennifer Lawrence pasea en una casa en penumbras, Michelle Pfeiffer es besada efusivamente en el cuello, Javier Bardem hace una mueca de horror, una voz femenina dice “¡Asesino!” y dos cucarachas se retuercen en el suelo. Sobre el fundido negro final, el anuncio indica que este martes 8 se lanza el trailer extendido.

El singular método de promoción de la nueva cinta de Darren Aronofsky (El cisne negro, Noé) encaja perfectamente en los tiempos: en menos de un mes se estrenará en el Festival de Venecia (el mismo encuentro que hace siete años exhibió ahí la premiada El cisne negro y, antes, El luchador) y poco después ya estará en las salas de Estados Unidos. A Chile, Madre! debería arribar el 12 de octubre, coincidiendo con otros países de Latinoamérica. Antes, el largometraje ya se habrá dado además en el Festival de Toronto, el gran encuentro que sirve de vitrina a los Oscar y que va del 7 al 17 de septiembre.

Protagonizado por los mencionados Jennifer Lawrence y Javier Bardem como una pareja, la película es el regreso de Darren Aronofsky a los caminos de las sombras y las historias fracturadas tras su original acercamiento a la parábola bíblica en Noé. Lo poco que se sabe de la cinta es que una pareja es visitada en casa por seres que liquidan su forma normal de vida para exponerlos al desasosiego y el caos. Nada más, hasta el próximo martes.

El retorno fílmico de Darren Aronofsky es una de las varias películas que en el Festival de Venecia generan grandes expectativas. También estará ahí Victoria y Abdul, drama de Stephen Frears (La reina, Relaciones peligrosas) con un literal tono victoriano: es la historia de la relación entre la reina Victoria de Inglaterra (Judi Dench, por segunda vez en el rol tras Mrs. Brown, de 1997) y su sirviente indio Abdul Karim. Durante los últimos 15 años de su reinado, la longeva monarca estableció una relación casi platónica con Abdul, al punto de que le confiaba los asuntos más íntimos de su vida. Los celos de la servidumbre real fueron en aumento y al morir la reina, su sirviente preferido fue enviado de vuelta a la India, previa confiscación de sus bienes. La producción de Frears, que el año pasado dirigió la doblemente nominada al Oscar Florence Foster Jenkins, se estrena en Chile el 14 de diciembre.

 

Asesinos nórdicos

Sin festival por ahora, pero con estreno en Chile fijado para el 16 de noviembre, está El muñeco de nieve, la esperada adaptación del bestseller homónimo del escritor noruego Jo Nesbø. La cinta es dirigida por el sueco Tomas Alfredson, uno de aquellos autores que trabaja lento pero llega lejos en cada película: en el 2008 impresionó con los melancólicos vampiros adolescentes de Déjame entrar, y tres años después intrigó a todos con El espía, formidable y atmosférica adaptación de El topo de John Le Carré, con Gary Oldman.

El muñeco de nieve lo lleva cerca de Suecia, su país natal. Concretamente los hechos suceden en los alrededores de Oslo, la capital noruega, cuando una serie de asesinatos remece la vida del agente Harry Hole (Michael Fassbender): después de la primera nevazón de cada invierno, una mujer muere a manos de una asesino serial que deja como santo y seña un muñeco de nieve cerca de la escena del crimen.

Tanto estilo como Alfredson tiene el mexicano Guillermo del Toro, quien siempre se las arregla para encontrar financistas que le permitan hacer las películas a su manera. Así ha creado las dos películas de Hellboy, la algo incomprendida Títanes del Pacífico y la fantasía de horror victoriana La cumbre escarlata. Probablemente sus mejores momentos los logró en España, donde dirigió El espinazo del diablo y El laberinto del Fauno (ambas historias fantásticas con el telón de fondo del franquismo) y ahora parece que camina en el mismo sendero, aunque con la Guerra Fría como escenografía temática: en The shape of water, una introvertida trabajadora de un laboratorio gubernamental (Sally Hawkins) descubre un secreto de primer orden. Es el año 1963, período de tensiones mundiales, pero Elisa encuentra una conexión fantasmagórica a otro universo. La película se dará también en Venecia y Toronto, y a Chile llegará a principios del 2018.

Más o menos en la misma época (específicamente el 4 de enero) se dará en nuestro país Downsizing, largometraje de Alexander Payne (Entre copas, Los descendientes) que abrirá el Festival de Venecia el 30 de agosto y que no alcanzó a estar terminado para ir a Cannes 2017. Que no haya logrado la posproducción para entrar al encuentro favorito de Payne se entiende: esta película con Matt Damon y Kristen Wiig sobre una pareja que se empequeñece hasta quedar de 10 centímetros de altura requería muchos efectos especiales.

También de un festival, aunque uno que ya pasó, es El seductor, la última obra de Sofía Coppola. En Chile se estrena el 7 de septiembre y viene precedida del premio a la Mejor Dirección en el Festival de Cannes 2017, donde además se le otorgó un galardón especial a Nicole Kidman, una de sus protagonistas. Coppola adapta acá la novela de Thomas Cullinan ambientada en la Guerra de Secesión, y cuenta cómo un grupo de mujeres de un internado sureño ayuda (o a veces no) a un soldado malherido del bando enemigo del Norte.

A la versión Cannes 2016 pertenece además La chica sin nombre, la última creación de los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne. Protagonizada por Adèle Haenel, la película que se estrena en nuestras salas el 28 de agosto es básicamente la historia de una obsesión. Una joven doctora se obstina en saber por qué murió una mujer a la que ella no pudo abrirle la puerta de su consulta. La culpa la hace moverse por toda la ciudad.

Hacia diciembre, cuando ya finalicen los plazos para entrar a la carrera del Oscar, debiera llegar además una de las películas esperadas del año, inspirada en uno de los varios escándalos políticos de la administración Nixon. Es The papers, una de las dos cintas que Steven Spielberg estrenará entre fines del 2017 y principios del 2018 (la otra es Ready player one, de ciencia ficción), y en su elenco hay pesos pesados: Meryl Streep es Kay Graham, la presidenta de The Washington Post, y Tom Hanks es Ben Bradlee, el editor del periódico. Los hechos transcurren en 1971, cuando el periódico decide publicar los llamados “papeles del Pentágono”, es decir los documentos clasificados que indicaban que sucesivos presidentes de EE.UU. habían ocultado información sobre la Guerra de Vietnam al Congreso y al país. La labor de Graham, Bradlee y sus periodistas fue considerada un triunfo para la libertad de expresión y sirvió de prólogo al caso Watergate un año más tarde.

Fuente: La Tercera.

Te puede interesar